El dueño del trueno

No hay comentarios

De todos los seres mitológicos fue quizás el más profundamente arraigado y extendido por las comarcas leonesas; hoy, el viejo mal encarado que provocaba con su furia las tormentas, está en trance de desaparecer de nuestro recuerdo

TORMENTA SOBRE LA CATEDRAL DE LEÓN / RAYOS – Ramiro

Pocas leyendas gozaron de tanta vitalidad en nuestra tierra como las que tienen que ver con los fenómenos atmosféricos. La formación de las nubes, el trueno, las tormentas de piedra que caían con estrépito algunas tardes de verano fueron, para aquellas personas que vivían de la tierra, la mayor amenaza para su sustento e, incluso, para su propia seguridad y supervivencia.

¿Quién provocaba aquellos sucesos calamitosos? La mentalidad arcaica campesina elaboró toda una suerte de personajes legendarios que habitaban el cielo y controlaban el rayo y la centella. El comportamiento maligno de brujas, espíritus y demonios explicaba aquellos sucesos que se escapaban del control humano. Uno, el Reñuberu, quizás sea, de todos esos personajes, el más conocido en la mayoría de las comarcas leonesas.

Un viejo mal encarado, una bestia informe o el mismísimo diablo son algunas formas que adoptaba ese ser que dirigía las tormentas. Otras veces provocaba el ruido de los truenos o formaba las nubes o arrojaba el pedrisco. E incluso algunas veces, como tuvimos ocasión de escuchar de boca de un pastor en la Cepeda hace algunos años, cae con los rayos y aparece medio congelado y vestido de blanco entre unas zarzas. En ese caso, si algún alma caritativa lo invitaba a recuperarse al calor de su cocina, podía recibir a cambio del Reñuberu, que aquí mostraba como excepción su rostro más amable, un enorme tesoro.

Seguir leyendo…

¿La bandera castellana de león?

No hay comentarios

A pesar de estar hoy aceptado, el color carmesí asociado tradicionalmente a los pendones de la Corona de Castilla puede que no sea ni tan castellano ni el único utilizado para la enseña leonesa. Un viaje a sus orígenes quizás nos ofrezca alguna respuesta

En muchas ocasiones presumen los leoneses de símbolos remotos frente a los ‘inventados’ de otros pueblos hispanos aludiendo a ese marchamo de autenticidad que parecen dar las cosas muy antiguas. Sin embargo, y como veremos, los orígenes de algunos de ellos como los de la bandera no van mucho más allá de los de otras enseñas peninsulares.

El primer problema al que nos enfrentamos a la hora de determinar el origen de la bandera de León es el mismo que aqueja al resto de ‘señas de identidad’ del leonesismo; el de separar capital de provincia, de región o de reino. ¿A quién representa la bandera leonesa?

A nada que nos fijemos, una inmensa mayoría de las banderas provinciales de la antigua Corona de Castilla tienen una estética muy parecida; un escudo de armas sobre fondo carmesí o púrpura. El origen de estas banderas tiene su origen en la creación de las provincias en 1833. Los nuevos departamentos provinciales, a la hora de buscar una enseña que los representara, hicieron suyas las que tenían sus capitales que, como el resto de los municipios de la Corona, contaban con el llamado pendón real.

Seguir leyendo…